miércoles, 13 de diciembre de 2017
 
 
 
 
 
Registrarse
Platón                Agregar a favoritos

Autor: host
Vistas: 62
Clasificación de personas: 0   Valoración:     
Fecha de publicaicón: 07/05/2011
Etiquetas:
La escuela de Atenas (La scuola di Atene) Pintura al fresco • Renacimiento Autor:Rafael Sanzio, 1512-1514


Precio de venta: $35.00


   Agregar al carrito      Póngase en contacto con el proveedor

Platón quiere ilustrar el carácter arquetípico[1] de las ideas, las cuales no residen entre lo fenoménico (es decir, entre lo que ‘deviene’ como fenómeno en el tiempo o espacio perceptible). Los fenómenos son sólo instancias particulares y por ende, contingentes (no necesarios, destructibles, perecederos). El concepto, en cambio, es esencial (necesario) y por ende, al no ser una mera instancia temporal, es indestructible. Estos conceptos son, para Platón, las ideas
Estas ideas no se encuentran dentro de la mente de alguien, sino que están fuera de todo espacio-tiempo, están en el ‘topos uranos’, son eternas (sin principio o fin) y constituyen el todo, no sólo del conocimiento, sino de todo lo real. Hay una polémica presocrática entre el ‘ser uno’ de Parménides y el eterno devenir de Heráclito (no podemos bañarnos dos veces en el mismo río). Platón intenta conciliar estos dos modos de pensar con su teoría de las ideas, en la que ambos (el devenir del mundo ‘de las sombras’ y la unidad del ser único) juegan un papel. El ser supremo, uno-único es también la idea del Bien. Y es basado en esta idea del Bien que Platón puede fundar su doctrina ética y política frente a los ataques de los sofistas. Todo el sistema axiológico en la filosofía platónica se construye en base a estas ideas. Este sistema fue un increíble avance con respecto a lo que lo había antecedido en la historia del pensamiento occidental. Generalmente se considera que la teoría de las ideas está en el centro de la filosofía de Platón, a pesar de que en realidad ésta sólo ocurre de forma explícita en cuatro de los diálogos (la República, el Parménides, el Fedón y el Simposio). Platón creó un aspecto de discusión central en la historia de la filosofía, pues su teoría de las ideas es quizá una de las primeras reflexiones metafísicas estructurada de modo sistemático.  En Platón parece haberse dado una conexión entre la metafísica y la ética, ya que su ética está fundada metafísicamente. La ética platónica parece girar alrededor de la justificación y, más importante, la naturaleza de la virtud y la excelencia.


[1] Es decir, que son el modelo de las cosas.

GLOSARIO DE TÉRMINOS

Fenómeno: Algo perceptible por medio de los sentidos. El mundo aparentemente ‘real’ es fenoménico en Platón y por ende, perecedero, en contraposición al mundo ‘realmente real’ de las ideas ‘eternas.

Devenir: El cambio producido por el ‘fluir’ del tiempo. El ser, en lugar de ser una unidad estática, ‘devendría’, es decir, algo ‘es’ en tanto que ‘ocurre’. La doctrina de Heráclito sería una ontología del devenir, en tanto que el ser es un interminable transcurrir. Se opondría al ser en tanto ‘Uno’ de, por ejemplo, Parménides.

Conocimiento:   Éste se adquiere de dos modos: por medio de los sentidos y el intelecto. El conocimiento sensible nos dice que la cosa es, pero no nos dice qué es la cosa. Por ende, este conocimiento sensible carece de universalidad y necesidad. Por otra parte, el conocimiento conceptual (del intelecto) sí nos dice lo que el objeto es y no sólo que es. Por ende, el conocimiento sensible (adquirido, como vimos, por los sentidos) no puede ser un camino al conocimiento intelectual.

Uno: El supremo Bien, la máxima Idea. Tiene el papel del Sol en la filosofía platónica, en la que provee de ‘luz’ a las demás ideas y proyecta así ‘sombras’ de éstas creando el mundo contingente y perecedero de las ‘cosas’.

Alma: Como vimos, el conocimiento intelectual es independiente e incluso anterior al sensible. ¿Cómo es que el alma entra en posesión de este conocimiento anterior a los sentidos. Para Platón, el alma existe antes que el cuerpo, del mismo modo que las ideas preceden a las cosas sensibles. Hay una preexistencia del alma. Desde la eternidad, las almas han coexistido con las ideas y así han entrado en conocimiento de ellas. El alma es inmortal. Las almas existen antes del cuerpo y por ende regresan a su estado original después de la muerte de éste. Para Platón, como lo dice su ya célebre frase, ‘el cuerpo es la cárcel del alma’..

Virtud: Hay dos virtudes: la fortaleza y la templanza. Éstas surgen al dominar las pasiones de la irascibilidad y la concupiscencia. Siendo fuerte, se puede ‘templar’ al carácter. El fuerte modera sus impulsos de entusiasmo desenfrenado y enojo al arrinconarlos al dominio de la razón. Pero esto necesita de la tercera virtud: la justicia, que es fundamental para la filosofía de Platón. La justicia corresponde a dar a cada quien lo que compete. Y estas tres, a su vez, giran alrededor de una cuarta virtud: la sabiduría.

 



Su clasificación:
Info de la clasificación:
Solo los clientes que compraron este producto pueden hacer una evaluación.

  No hay registro 
Comentario de lista:


  No hay registro 


Deja tu comentario


Su nombre: Required
Su correo: El correo electrónico es utilizado sólo para mostrar Gravatar
Su Sitio:
CAPTCHA image
Digite el código que aparece a continuación

Comentar Información:         


 
 
Sobre la Autora
 Catálogo                    Contáctanos








 


               
  Sitio desarrollado  por Impulsora de Negocios en Internet
Copyright Contorno Centro de Prospectiva y Debate 2011  |   Declaración de Privacidad